lunes, 13 de septiembre de 2010

TE INVITO A PEREGRINAR CONMIGO.

"Iba danzando ante el Señor con todo entusiasmo. Luego repartió a todos un bollo de pan." Cfr. 2 Sam 6,14-19.

Quizá hoy mi alegría esté en una cosa muy pequeñita: "Obedecer a Dios antes que a los hombres" Hech 5, 19. Obedecer a mi propio interior. Por eso no me ha afectado lo que me dijo María.  Esté donde esté, viva donde viva, lo mejor que puedo ofrecer a los hermanos es mi unicidad.

 ¿No es esa la voluntad del Padre?

 "Que todos seamos UNO como Tú, Padre en mí y yo en Tí para que el mundo crea." cfr Jn 17, 21 y más. 

29.01.02

2 comentarios:

red-en dijo...

OBEDECER ES ESCUCHAR. ESO ENTENDÍA SAN BENITO Y TODA LA TRADICIÓN MONÁSTICA, SEGÚN CREO.

HOY TE PIDO SEÑOR QUE AFINES MI CORAZÓN A LA ESCUCHA; QUE DEJE QUE EL SONIDO DE TU VOZ LLEGUE A MI CORAZÓN, QUE LO ACARICIE, QUE SEPA RECONOCERLE, QUE ... TE AME COMO TÚ ME AMAS SIN MEDIDA.

mluisa red dijo...

Cuando el Señor actúa desde lo más profundo del corazón, no es que no afecten las cosas, pero sí, las vives de una forma nueva... EL AMOR HACE NUEVAS TODAS LAS COSAS.