viernes, 23 de julio de 2010

¡ES INCREÍBLE LO QUE DIOS HACE CON NUESTRA FRAGILIDAD!

Hace unos días vino a nuestra Eucaristía un monje latinoamericano. Viven en un barrio la oración, contemplación y el compromiso social. La verdad es que me dió inmensa alegría. Pues ahíno hay dicotomías entre oración y compromiso. Ha quedado en enviarme lugares  desde los que poder intercambiar y orar juntas. Espero que lo haga. Ya os diré.

¡Es increíble lo que Dios hace con nuestra fragilidad! Ahora que con la invalidez se me ha cerrado la puerta laboral, soy más feliz que nunca porque el Señor va realizando en mí su plan de amor. Las mañanas en silencio a solas con el Amado son una fuerza increíble. El Taller va teniendo cuerpo y lo más bonito es que va teniendo resonancia en el  "COMERCIO JUSTO O RESPONSABLE" - como llamamos aquí. El último día pintaba en la calle de uno de los barrios más marginados de G. Y lo hacía con un grupillo de niñas, sensibilizando, concienciando, anunciando con la vida el Evangelio de Gracia. También intercambiando con los diversos grupos: SETEM, INTERMON, Derechos Humanos,  Traperas de Emaús, CONSUMO CUIDADO, ARTE+SANA RED crea reciclando (soy yo), aún sin inscribir en el colectivo. Los lunes por la tarde hay reunión en la sede de Derechos Humanos. Ahora se están preparando las Jornadas de CONSUMO RESPONSABLE.

Con los redentoristas es la primera vez que me invitan a orar juntos los sábados: la comunidad, los seglares y el que quiera. ¡Estoy muy contenta por ello!

También he propuesto compartir lo que hago con la ASOCIACIÓN PARA LA SOLIDARIDAD. Quizás para San Clemente haya una exposición de pinturas. Y, sinó, en el rastrillo de navidad podré compartir. 

01.02.2003